fbpx

El mercado marcó la cancha y le dio la bienvenida a la ministra de Economía

Tras la abrupta renuncia de Martín Guzmán,  el presidente Alberto Fernández le tomó juramento a su reemplazante en el ministerio de Economía de la Nación: Silvina Batakis, la segunda mujer de la historia argentina en ocupar ese cargo, quien dio sus primeras definiciones conceptuales.

El acto, de carácter meramente protocolar, comenzó a las 17.30 hs y duró poco más de diez minutos, en tanto que Alberto Fernández solo se dispuso a leer el acta de juramento de la nueva titular del Palacio de Hacienda y no hizo ninguna referencia a la crisis política de las últimas 48 horas.

Entre los presentes en la Casa Rosada, estuvieron el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; los funcionarios del Gabinete nacional, representantes de la CGT y de la UIA. La vicepresidenta Cristina Krichner no se hizo presente en el acto.

En un corto mensaje a la prensa, la flamante ministra afirmó: «Sé que hay mucha expectativa. Estamos convencidos de que el problema en Argentina tiene que ver con el manejo fiscal de nuestras cuentas, lograr que Argentina tenga más exportaciones y valorizar nuestra moneda local».

De esa forma, Silvina Batakis dio cuenta que continuará el sendero trazado por Martín Guzmán junto al Fondo Monetario Internacional (FMI), que para este año puso como objetivo un déficit fiscal de 2,5% del PBI. A la vez que despejó las inquietudes expresadas por distintos sectores a partir del mensaje de Cristina Kirchner sobre su concepción del déficit fiscal, para quien éste no «necesariamente» es el causante de la inflación.

«Queremos tener una mirada federal, que incluya a todos y todas, y hacerlo es liberar una cantidad de recursos enorme que tiene nuestro país y ponerlo en un sendero de crecimiento», añadió Silvina Batakis.

Y concluyó: «Creo en el equilibrio fiscal y que debemos avanzar en ese sentido. Creo que ese es el camino y la tarea que me encomendó el presidente. Agradecerle a la vicepresidenta, a Daniel Scioli a Eduardo de Pedro por la posiblidad de haber podido recorrer todo el país. Y a todos los intendentes y gobernadores que se acercaron y me mandaron sus saludos.»

El mercado le dio la bienvenida

Entre el momento que su nombre surgió el domingo a la noche, y el momento de su efectivización en el cargo, ocurrió lo esperable. La devaluación del peso se agudizó, continuó el desplome de los bonos y de las acciones y, sobre todo, se disparó a niveles altísimo

En un mercado con pocas operaciones, escasa oferta y mucho desconcierto, en las cuevas del Microcentro el informal llegó a hacer un pico de $280 hasta retroceder a $260. 

En medio de la incertidumbre saltaron las compras de dólar ahorro y la demanda llevó a que colapsaron las plataformas on line de varios bancos. En este contexto el Banco Central debió vender u$s 98 millones para asistir este aumento de las compras

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.